Nicaragua se opone a las medidas coercitivas unilaterales

Señor Presidente,

Agradecemos al Experto Independiente De Zayas y al Relator Especial Jazaïry por sus informes y observaciones. Asimismo, nos adherimos a la declaración del NAM.

En nuestra capacidad nacional, reiteramos nuestra más firme condena a la aplicación de medidas y legislación coercitivas unilaterales, en contravenciónal derecho internacional, el derecho internacional humanitario, y las normas y principios de la Carta que regulan las relaciones pacíficas entre los estados.

Medidas que han aumentado a partir de 1990, y que constituyen una perpetuación de la histórica “diplomacia de cañonero”. Instrumento de presión aplicado especialmente contra países en desarrollo. Contra estos, se han adoptado medidas coercitivas tendientes a impedir que ejerzan libremente su derecho a determinar su sistema político, económico y social. Habiendo sido objeto de intervenciones extranjeras y medidas coercitivas unilaterales durantegranparte de su historia, Nicaragua conoce muy bien de esto.

Conoce tambien de primera mano que las medidas coercitivas unilaterales tienen amplias repercusiones en el pleno goce y disfrute de los derechos humanos fundamentales de la población de los Estados a los cuales son aplicadas. Afectando en particular y de manera desproporcionada a los grupos más vulnerables. Nos alarma que, según el relator especial, un tercio de los habitantes del mundo viven en países afectados por sanciones unilaterales.

Por ello, condenamos las medidas coercitivas unilaterales que atentan contra los derechos de los pueblos y gobiernos legítimos de paisescomo Cuba, Venezuela, Palestina, Rusia, Bielorrusia, Sudán, Uganda y Myanmar, por citar algunos ejemplos.

Más aún, Señor Presidente, reprobamos el que los Estados que se ensalzan como “grandes defensores” de los derechos humanos, sean los mismos que aplican y condonan la aplicación de este tipo de medidas.

Llamamos, a todos los Estados,aabstenerse de aplicar cualquier medida unilateral, que contravenga el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas, e impida la plena realización de los derechos humanos establecidos en la Declaración Universal y demás instrumentos internacionales en la materia.

Señor Presidente,

Somos de la opinión de que es necesario un mecanismo que guarde un registro cuantitativo y cualitativo de los efectos negativos de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos, y que aborde los problemas de soluciones y compensaciones, con el fin de promover la responsabilidad y la reparacion para las victimas de tales medidas.

Teniendo en cuenta sus recientes declaraciones quisieramos conocer las consideraciones del Embajador Jazairy sobre este posible mecanismo y agradeceríamos las reflexiones del Doctor De Zayas sobre como podria esto contribuir a un orden internacional más justo.

Muchas gracias.

(Cubavsbloqueo, 13 de septiembre de 2016)

Añadir nuevo comentario