"Condenamos el bloqueo impuesto a Cuba por los Estados Unidos", aseveró delegación venezolana

INTERVENCIÓN DE LA DELEGACIÓN DE LA
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
ANTE LA 33º SESIÓN ORDINARIA DEL
CONSEJO DE DERECHOS HUMANOS

Gracias señor Presidente.

Venezuela agradece las presentaciones realizadas y se asocia a la declaración del Movimiento de Países No Alineados.

Reiteramos nuestro pleno apoyo a estos importantes mandatos.

Felicitamos al Experto Independiente Alfred De Zayas por su humanista e inspirador informe. Un verdadero diagnóstico de importantes desafíos que enfrenta hoy la especia humana y un compendio de recomendaciones y propuestas para hacer más habitable nuestro mundo.

Ciertamente, el actual régimen internacional de inversiones es incompatible con el disfrute de los derechos humanos. Y ciertos acuerdos comerciales y de inversión internacionales, no tienen en cuenta estos derechos, y algunos de ellos -como ha mostrado el experto independiente- los niegan.  

No es posible alcanzar un orden internacional democrático y equitativo cuando prevalecen los intereses trasnacionales que buscan perpetuar un sistema global inhumano e injusto.
 
Apoya Venezuela la propuesta de elaborar un instrumento internacional jurídicamente vinculante, que establezca un marco regulatorio de monitoreo y cumplimiento para las empresas trasnacionales en materia de derechos humanos.
 
Oportuno es -en este momento- rechazar el uso imperial de la noción de la Responsabilidad de Proteger, dado que ha sido utilizado para promover guerras genocidas e invasiones a países soberanos.
 
La Declaración Universal de los Derechos Humanos y otros instrumentos internacionales exhortan a edificar un orden social, democrático y equitativo, en el que las libertades se hagan plenamente efectivas.
 
Ese orden sólo es posible alcanzar si se respetan la igualdad soberana de los Estados, el derecho a la libre determinación de los pueblos. Si se renuncia a la injerencia en los asuntos internos de los Estados, y se asume el compromiso de compartir un destino común.
 
Aboga Venezuela para que prevalezcan en el mundo nuevas relaciones entre países que hagan posible el surgimiento -por fin en la historia- de un orden basado en la cooperación, la complementariedad y la solidaridad entre los seres que pueblan el planeta.
 
Señor Presidente,
 
Reconocemos el significativo valor que tiene el Informe presentado por el Relator Especial Idriss Jazairy, quien ha demostrado los efectos perniciosos que las medidas coercitivas unilaterales tienen sobre los derechos humanos.

Sin duda alguna la imposición de éstas medidas por algunas potencias contra países soberanos, viola el derecho internacional y es un obstáculo para el pleno disfrute de los derechos humanos, incluido el derecho al desarrollo.
 
Este Consejo ha condenado el efecto perverso de estas medidas que vulneran el derecho a la libre autodeterminación de los pueblos, y ha instado a los Estados que las aplican a proscribirlas, por ser medios de coacción contrarias a la paz, a la cooperación entre países soberanos y al derecho internacional.
 
Nuestra región latinoamericana y caribeña y otras regiones del mundo, han sido objeto de estas medidas de coerción unilateral; nefastos instrumentos de políticas coloniales y neocoloniales. Sin duda, medidas contra pueblos y gobiernos que no se someten a los dictamines imperiales de dominación y vasallaje.
 
Venezuela ha sido víctima de estas medidas y políticas unilaterales. El Gobierno de Estados Unidos ha promulgado leyes con ilegales efectos extraterritoriales. Es el caso del Decreto emitido por presidente Barak Obama que declaró a mi país como una amenaza inusual y extraordinaria a su seguridad nacional.
 
Rechazamos categóricamente esta arbitraria medida con la cual se ha pretendido vulnerar nuestra soberanía, poniendo en peligro la paz y seguridad regional. Medida que, afortunadamente, ha sido condenada por el MNOAL, la CELAC y otras organizaciones multilaterales.
 
Condenamos el bloqueo impuesto a Cuba por los Estados Unidos, el cual representa un oprobioso acto unilateral de fuerza violatorio del derecho internacional y los derechos humanos de su pueblo.
 
Venezuela seguirá abogando por el multilateralismo y la cooperación solidaria entre las naciones.
 
Rechaza, por tanto, la imposición de estas medidas por sus nefastas consecuencias sobre los derechos humanos.
 
Muchas gracias.

Añadir nuevo comentario