Comunistas de India condenan ley Helms-Burton de EE.UU. contra Cuba

Nueva Delhi, 17 de mayo de 2019.- La ley Helms-Burton daña la soberanía y la independencia no solo de Cuba, también de otros países incluyendo India, afirmó hoy aquí Arun, miembro del Comité Central del Partido Comunista (Marxista) de ese país surasiático.

'No queremos que se imponga una ley de esa naturaleza contra ningún país del mundo', remarcó Arun en una entrevista en Nueva Delhi para la agencia de noticias Prensa Latina, donde condenó la adopción de nuevas medidas de agresión contra Cuba por parte de Washington.

'Estados Unidos está utilizando esta ley para tratar de estrangular a Cuba y buscar el colapso de la isla caribeña a través del bloqueo económico impuesto hace casi 60 años', acotó el dirigente comunista indio.

Ahora también incluso India enfrenta la posibilidad de sanciones por parte de Estados Unidos. Pues importa petróleo desde Venezuela e Irán, y Estados Unidos impuso sanciones contra Irán y trata de impedir las compras internacionales del crudo de ese país.

Cualquier nación que adquiera petróleo de la República Islámica podría ser sancionada por la Casa Blanca, señaló.

Por tanto, India hoy está bajo la amenaza de sanciones de Estados Unidos, y fue presionada para detener las importaciones de petróleo iraní.

De la misma manera -continuó Arun- el país surasiático fue conminado por el gobierno estadounidense a parar sus importaciones petroleras desde Venezuela.

La ley Helms-Burton procura universalizar el bloqueo económico contra Cuba, mediante presiones ilegales de Estados Unidos contra terceros países, sus gobiernos y empresas, para asfixiar la economía cubana y promover las carencias de la población con el propósito de imponer en la isla un gobierno que responda a los intereses estadounidenses.

El derrocamiento del gobierno cubano, la posterior tutela del país por un interventor estadounidense y el ulterior establecimiento de un gobierno contrarrevolucionario y subordinado a Washington tendrían como tarea inequívoca la devolución o pago de todas las propiedades reclamadas por antiguos dueños o sus descendientes, sean estadounidenses o no al momento de las nacionalizaciones o de que las abandonaron.

Los cubanos estarían obligados a devolver, restituir o pagar a reclamantes en Estados Unidos por la casa donde viven, el terreno de sus comunidades, la tierra donde cultivan, la escuela de sus hijos, el hospital o policlínico donde reciben servicios médicos.

También, por el lugar donde está su centro de trabajo o su negocio particular, además de los servicios de electricidad, agua y comunicaciones subsidiados que hoy disfrutan.

(Cubavsbloqueo/Prensa Latina)

Añadir nuevo comentario