Asociación Sueco-Cubana pide el cese del bloqueo de EE.UU. contra Cuba

amigos

Para: Comité de Asuntos Exteriores del Parlamento de Suecia, grupos de partidos parlamentarios y  parlamentarios suecos de la UE, y al Gobierno de Suecia

La lucha contra COVID-19 pide el cese del bloqueo de EE.UU. contra Cuba

Con el telón de fondo de la actual pandemia de la Corona, las sanciones de EE.UU. contra Cuba son una cruel violación de toda decencia y de la más elemental humanidad.

Las voces que exigen el fin de las sanciones vienen de más y más lugares:

Desde una amplia gama de gobiernos, incluyendo Argentina, China, Rusia, España y Venezuela.
De parlamentarios y diputados del Congresos de Francia, Japón, España, el Reino Unido, los EE.UU. y varios otros países  •  Desde el Parlamento Latinoamericano
Del Secretario General de las Naciones Unidas António Guterres y de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos Michelle Bachelet, así como del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación, Hilal Elver
De los medios de comunicación, políticos y organizaciones de los Estados Unidos, como el New York Times, Financial Times, Miembros del Senado, el Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo en los EE.UU., y varias organizaciones que representan a los cubanos en los Estados Unidos.
Del Papa y del Consejo Mundial de Iglesias.
De miles de amigos individuales de la decencia que han firmado una petición contra el bloqueo.
Covid-19 expone las enormes restricciones a las que el bloqueo estadounidense somete a Cuba.

El bloqueo impide la compra de medicinas, equipos y materiales necesarios para combatir la pandemia, y dificulta que Cuba pida prestado y reciba ayuda internacional. Por ejemplo, se impidió que una aeronave occidental con equipo médico de protección personal procedente de China pudiera hacer entregas a Cuba.

Los Estados Unidos dominan la fabricación de muchos dispositivos médicos en el mundo. La compra de respiradores por parte de Cuba se detuvo cuando las dos empresas fabricantes de Suiza fueron adquiridas por una empresa estadounidense.
Las donaciones se ven obstaculizadas por el bloqueo, que dificulta las operaciones de los bancos, las compañías navieras y las líneas aéreas.
La presión de los Estados Unidos sobre las compañías de seguros y las compañías de transporte marítimo obstaculiza la importación de combustibles en Cuba y perjudica gravemente el funcionamiento y la capacidad del sistema de atención de la salud de Cuba.
Las multas y penalidades de Estados Unidos contra empresas y personas de terceros países obstaculizan todos los intercambios comerciales con Cuba, incluyendo la compra de tecnología e insumos médicos.
Cabe señalar que Cuba mostró verdadera humanidad cuando los Estados Unidos fueron golpeados por el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 y en relación con el huracán Katrina en 2005. En ambos casos, Cuba ofreció enviar importantes brigadas de socorro.

La catástrofe humanitaria de la pandemia se ve drásticamente exacerbada por el bloqueo y las sanciones a las que se enfrenta Cuba. Éstas son ahora más extensas, más duras y se aplican más estrictamente que nunca durante los 60 años que el país ha estado expuesto al bloqueo hostil de la superpotencia. Es un castigo inhumano para 11 millones de personas. Además, las sanciones complican la asistencia médica internacional de Cuba, que ahora también es solicitada por países europeos como Italia y Andorra.

Necesitamos un mundo unido detrás de las Naciones Unidas en la lucha contra la pandemia, y por lo tanto el bloqueo debe cesar, al menos durante la pandemia. Se debe hacer que los Estados Unidos cumplan con el derecho internacional y la opinión decidida de la Asamblea General de las Naciones Unidas. La Asamblea General ha condenado el bloqueo durante 28 años consecutivos y ha exigido el fin del mismo. Prácticamente todos los países están detrás de esta demanda.

Los parlamentarios de Suecia deben, en consonancia con la decencia y la humanidad elemental:

en sus contactos con los Estados Unidos, exigir públicamente que se ponga fin inmediatamente al bloqueo contra Cuba durante la pandemia.
trabajar dentro de la UE para que la organización presione a los Estados Unidos sobre este tema.
tomar medidas en Suecia para proteger a las empresas y personas que se ven amenazadas y afectadas por las multas de EE.UU. y las sanciones a Cuba. 

Zolta Tirol

Presidente Asociación SuecoCubana

Añadir nuevo comentario