El bloqueo no es contra una marca es contra un país

CUBA, 20 de octubre de 2014. La empresa mixta Havana Club Internacional dejó de ingresar más de 100 millones de dólares norteamericanos, por la prohibición de vender nuestros rones en el país norteño.

Las incidencias negativas del bloqueo a Cuba se perciben en todos los sectores del país caribeño, pero en el alimentario, las afectaciones repercuten directamente en el nivel de satisfacción de la población, porque su objetivo es claro: rendir por hambre y necesidad al pueblo cubano.

Esta genocida política del gobierno estadounidense, mantenida a pesar del rechazo internacional, arremete de sobremanera a ese sector, con un reflejo en el alza de los precios de los productos importados, los elevados costos de las importaciones y las limitaciones para exportar productos cubanos.

Según funcionarios del Ministerio de la Industria Alimentaria (Minal), desde marzo de 2013 a marzo 2014, las afectaciones evaluadas en las entidades de la rama alcanzaron los 102 millones 275 mil dólares norteamericanos, debido a ingresos dejados de percibir por exportaciones de bienes y servicios, a pérdidas por reubicación geográfica del comercio y a afectaciones a la producción y los servicios.

Betsy Díaz Velázquez, viceministra del Minal, explicó en conferencia de prensa que en ese periodo hubo un incremento de las multas a bancos que operan con empresas cubanas, lo que ha provocado, entre otras medidas, incurrir en gastos asociados a la apertura de cartas de crédito confirmadas para pagos a suministradores en el exterior para lograr los arribos de mercancías y servicios.

Por ejemplo, dijo, la empresa mixta Los Portales S.A presentó dificultades en la compra de un tanque de acero inoxidable de agua de 50 metros cúbicos por valor de 68 mil 900 dólares norteamericanos. “Los bancos con los cuales opera la firma que nos representaba, no aceptaron financiar la compra, debido a las medidas del bloqueo.”

Debido a la necesidad de reubicar el comercio hacia mercados más distantes, dicha entidad erogó sumas millonarias que se hubiera ahorrado si los productos cubanos tuvieran acceso al mercado estadounidense.

Los Portales S.A importó de Europa 4 millones 698 mil 300 USD y se transportaron 57 contenedores x 40’con un valor estimado de transportación de 196 mil 200 dólares norteamericanos. Esta transportación hubiera costado 94 mil 100 dólares norteamericanos si se hubiera traído de los Estados Unidos, destacó la funcionaria.

El mercado estadounidense tiene capacidad para asimilar casi la totalidad de las exportaciones en productos como la cola de langosta y el camarón marino libres de aranceles, pero Cuba debe llevarlos a Europa, Japón y Canadá con gravámenes por valor de 4.3 y 5% respectivamente.

"La Empresa Mixta Bucanero pudiera adquirir el lúpulo (materia prima) en el mercado norteamericano, al ser este uno de los mayores productores en el mundo. Hoy se adquiere en Europa.”

Durante el 2013, ALIMPEX, importadora y exportadora de alimentos, compró mercancías cuyos gastos por concepto de flete ascendieron a 2 millones 270 mil 104 dólares norteamericanos por reubicación del comercio. El 38 % del flete marítimo pagado corresponde a Europa como Zona Geográfica, donde hubo un incremento de los fletes por el alza del combustible, así como los recargos por cargas peligrosas.

Antonio Guerra, director de la empresa comercial CARIBEX, especialista en productos marinos, señaló que su compañía tiene limitada la exportación de productos pesqueros a Estados Unidos, uno de los más importantes mercados del mundo y de los principales de referencia de precios para estos productos, marcando pautas y tendencias a nivel internacional, siendo determinante en la fijación de cotizaciones para diversas especies marinas y acuícola.

“El mercado estadounidense tiene capacidad para asimilar casi la totalidad de las exportaciones, especialmente de colas de langosta y camarón marino, los cuales son libres de aranceles en Estados Unidos, mientras que en Europa, Japón y Canadá, están gravados por valor de 4.3 y 5% respectivamente, lo que representó para la industria alimentaria cubana una afectación anual de 464 mil 700 dólares norteamericanos.”

En tanto, Juan González Escalona, presidente de la corporación Cubaron y de la empresa mixta Haban Club Internacional, expuso como el bloqueo impide la comercialización de ese producto en tierras estadounidenses.

A nivel internacional, las marcas Premium alcanzaron en el 2013 un volumen estimado de 45 millones de cajas, de ellas 18 millones son consumidos en la nación norteña, representando aproximadamente el 40% del total.

Havana Club es el número uno de los rones Premium en varios países como Alemania, Italia, Chile, Francia, Reino Unido, Canadá, Grecia, Suiza, Perú, Bolivia, Dinamarca, Holanda y República Checa, además de ser el líder absoluto de la categoría rones en el mercado cubano.

“Solo la Empresa Mixta Havana Club Internacional, dejó de ingresar más de 100 millones de dólares norteamericanos, por la prohibición de vender nuestros rones en ese mercado sin cuantificar otras marcas de ron demandas en el mercado internacional. El bloqueo no es contra una marca es contra un país”, insistió.

Granma

Añadir nuevo comentario