Apuestas contra el bloqueo a favor de Cuba.

 5 de noviembre de 2004. Desde la última década del siglo pasado se estableció lo que parece ser una maldición para las administraciones norteamericanas, al incrementarse la diferencia entre los que apuestan por mantener el bloqueo estadounidense y los que desafían tal política.

En esta última ocasión, la decimotercera, el gendarme estadounidense en el Oriente Medio, Israel; las desconocidas y lejanas Islas Marschall y Palau, más Estados Unidos, integraron el cuarteto de las excepciones al votar en contra de la resolución cubana.

Micronesia, por su parte, se distanció de la posición asumida el año anterior y prefirió abstenerse. Mientras 179 naciones se mantuvieron al lado de Cuba.

Muchas son las razones para que la mayoría de los 191 países miembros de la Organización de Naciones Unidas se solidaricen con la Isla, pero la voluntad de resistencia, el prestigio y el ejemplo del pueblo cubano son factores decisivos cuando se _evalúa el proceder de la comunidad de naciones, según opinan los propios isleños y personas de todo el mundo.

Eso, más el ingenio creativo de los naturales de la isla caribeña, ha contribuido a la "curiosidad" de millones de personas, que apuestan, pese a todo, por conocer in situ cómo viven y piensan los cubanos.

Ni Dwight Eisenhower, John F. Kennedy, Lindon B. Johnson, Richard M. Nixon, Gerald Ford, Jimmy Carter, Ronald Reagan, George Bush, Bill Clinton y George W. Bush, no han podido doblegar los sentimientos de emancipación de la Isla, algunos con más odio que otros, como lo demuestra la historia de los últimos 45 años.

Por causa de la cuestionada política, los cubanos se han visto privados de alimentos, medicinas, materias primas…del desarrollo; a la par que su economía ha sido afectada por valores estimados en casi 80 mil millones de dólares, _evalúan instituciones económicas caribeñas.

Sin contar las más de tres mil 478 personas fallecidas y más de dos mil mutilados como consecuencia del terrorismo desatado contra Cuba desde 1959, como aparece recogido en documentos históricos.

Ya en esa fecha Eisenhower pone en práctica las restricciones por "deseo manifiesto", poco tiempo después Kennedy las oficializa; Carter las flexibiliza; Bush padre arrecia con la Torricelli; Clinton las internacionaliza todavía más con la Helms-Burton y Bush hijo no quedó atrás.

Este último presidente, en complacencia con la comunidad de la extrema derecha cubano americana de la Florida, arremetió con todo su odio ya no solo contra los residentes en la mayor de la Antillas, sino que la emprendió también con los emigrados radicados en Estados Unidos.

Por primera vez un gobernante de ese país emprendió acciones para perjudicar a la familia cubana, al limitar las visitas de los emigrados a su país de origen una vez cada tres años y por 14 días, además de determinar como únicos anfitriones a abuelos, nietos, padres, hermanos, esposos e hijos.

Ello sin contar el arreciamiento y persecuciones de todo tipo, que obligaron al gobierno de la isla a desechar el uso del dólar estadounidense en el mercado interno, ante los acosos a que son sometidas las transacciones bancarias en el exterior.

Este lunes la divisa norteamericana dejó de circular y su uso estará gravado al 10 por ciento a quienes decidan emplearla a partir del próximo 14 de noviembre, como establece la resolución 80 del Banco Central de Cuba (BCC).

En los últimos años la cámara baja del Congreso norteamericano aprobó iniciativas para terminar con la ofuscada política, y por primera vez el Senado se sumó también a la aspiración de políticos, empresarios y pueblo norteamericano.

Los empeños fueron frustrados por manejos turbios de los sectores más conservadores al impedir su ratificación, denunciaron autoridades y analistas en La Habana.

Innumerables voces de esa nación se han opuesto públicamente porque termine el aislamiento contra Cuba.

En la presentación de la enmienda de la Cámara baja para levantar sanciones contra la posibilidad de viajar a la Isla en el 2003, Jeff Flake, legislador republicano por Arizona, declaró que su "enmienda terminaría efectivamente con la prohibición de los viajes", con la cual estaban de acuerdo la mayoría de la Cámara de Representantes.

El sector religioso se ha manifestado con fuerza contra el cerco económico, voces como la del Cardenal Bernard Law, arzobispo de Boston, afirman que "el bloqueo es contrario a la dignidad del ser humano y por eso necesitamos cambiar eso".

Igualmente ha hecho el cubanoamericano Padre Ramón Hernández, sacerdote de la Iglesia San Petersburgo, de Tampa, quien dijo ser uno más que en Estados Unidos está tratando de poner su grano de arena para que haya normalización de relaciones.

"Para la familia cubana lo único que ha traído es sufrimientos y problemas. Cuando uno se decide a viajar, o quiere ayudar, pues tiene que hacer malabares tremendos", aseguró.

Los viajes anuales a La Habana de la organización religiosa Pastores por la Paz constituyen un desafío al bloqueo, su líder, el reverendo Lucius Walker, declaró que pese a las amenazas han logrado violarlo, por lo que continuarán "trayendo la fe, ayuda humanitaria y solidaridad".

Otro grupo que sus declaraciones cobran fuerza es el de los empresarios y productores agrícolas estadounidenses.

Sally Grooms, directora de Policy Foundation, admitió que el bloqueo a Cuba no ha logrado nada en 40 años con excepción de dañar a la economía de Estados Unidos y sus intereses nacionales, a la par que "nuestros negocios, ciudades y puertos pierden millones de dólares cada año debido al embargo (bloqueo).

Como parte de la primera delegación norteña para explorar las posibles relaciones comerciales e intercambios agrícolas con la isla caribeña, el representante demócrata Nick Lampson, explicó que "el sentimiento y la actitud de los ciudadanos de mi país son diferentes al de hace algunos años".

Y enfatizaba que no debía existir razón alguna "para utilizar esos productos (alimentos) como armas para la política exterior".

El enfoque de Lampson se concreta en la recién inaugurada Feria Internacional de La Habana (FIHAV 2004) a la asisten 124 firmas del sector agroalimentario norteamericano, que duplican la concurrencia de 2003 en abierto desafío al bloqueo.

Organizadores de la mayor feria expositiva del área caribeña reconocen que el asedio de las autoridades de ese país impidió la asistencia de más de 30 empresas, a la XXII edición de la muestra internacional.

El director de la empresa cubana alimport, Pedro Álvarez, afirmó en la apertura que al cerrar esta edición de FIHAV 2004, se habrán firmado contratos con la parte estadounidense ascendentes a 1000 millones de dólares.

Lo ocurrido en las Naciones Unidas el pasado 28 de octubre, como es sabido, no desmantela el bloqueo económico y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba, sino más bien le resta fuerza y prestigio a quienes se empeñan en mantenerlo, estiman observadores. (Tomado de Radio Rebelde)