2004

Nueva sección en la OFAC

 16 de noviembre de 2004. Azules, con una mancha negra en la garganta, como si llevaran corbata, esta especie de bijirita vive realmente en Maine, noreste de Estados Unidos, pero cada otoño vuela a Cuba. Viene de contrabando por un tercer país, usualmente las Bahamas, y pasa unas largas vacaciones aquí, hasta el comienzo de la primavera.

Cuba-EEUU: Más de lo mismo

 

16 de noviembre del 2004. Mientras muchos en el mundo se resignaban a una segunda vuelta del neoconservadurismo de George W. Bush luego de las elecciones en Estados Unidos, los cubanos se mantuvieron imperturbables como quien presencia una escena ya vista.

Antes de los comicios, autoridades como el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón, explicaron que esperaban poco cambio de la tradicional política anticubana, independientemente de quien resultara ganador entre el republicano Bush y el demócrata John Kerry.

El bloqueo: Un chantaje para la anexión

15,Noviembre, 2004. El seis de abril 1960, en un documento secreto del Departamento de Estados de los Estados Unidos, se reconocía que la mayoría de los cubanos apoyaban a Fidel Castro, por lo que para derrocar a la naciente Revolución, el propósito era sembrar el hambre, la desesperación y el desconcierto, con la peregrina idea de una sublevación general.

Dos años después, en febrero de 1962, se oficializaba el brutal bloqueo que por espacio de más de cuatro décadas ha causado daños a la economía por 79 325 200 000 dólares.

El Bloqueo a Cuba: Terrorismo de estado, por qué no

 

10,Noviembre, 2004. En 1991, año en que por primera vez Cuba se propuso presentar ante la Asamblea General de Naciones Unidas el tema del bloqueo yanqui a la Isla, Estados Unidos, además de presionar descaradamente a otras naciones para evitar que el proyecto prosperara, dijo a través de su delegación oficial que esto no podía discutirse en el foro universal por ser un asunto “bilateral”, ya que, según ellos, cada país elige con quién comercia y con quién no. 

Apuestas contra el bloqueo a favor de Cuba.

 5 de noviembre de 2004. Desde la última década del siglo pasado se estableció lo que parece ser una maldición para las administraciones norteamericanas, al incrementarse la diferencia entre los que apuestan por mantener el bloqueo estadounidense y los que desafían tal política.

El Sr. Bush y la Seguridad Social cubana

 3 de noviembre de 2004. Josefa tiene 59 años de edad y es pensionada; Mario, trabaja en la industria azucarera y recibe su salario por estudiar en la Universidad; Julia disfruta de licencia de maternidad; Caridad percibe remuneración por atender a su hijo con discapacidad severa... Ellos y muchos otros cubanos son beneficiarios de la seguridad y asistencia sociales que el pasado año destinó a estas esferas más de 2 000 millones de pesos.

Inclusión Voluntaria y Reverente

 30,octubre, 2004.  El libre fluir de las ideas, la transmisión y el disfrute de las obras más excelsas de la cultura no ha podido impedirse, aunque sabido es que esfuerzos en contra no han faltado. Numerosas voces se han levantado, antes y ahora, dentro y fuera de los EE.UU., para impedir que triunfen el odio y la intolerancia de los poderosos. Hace unos pocos días, por ejemplo, un grupo de editores y autores eruditos demandaron al departamento del Tesoro de EE.UU. buscando eliminar las restricciones contra la publicación de trabajos procedentes de Cuba.

Defendiendo a Cuba nos defendemos

 

 25 de octubre de 2004. No hay razón ni principio ni argumento posible con qué defender el bloqueo a Cuba de los Estados Unidos y de todas las empresas, situadas en distintos países del mundo, vinculadas económicamente a empresas de los Estados Unidos. 

El bloqueo no es una mera sanción económica abstracta sino que detrás del bloqueo, como siempre ocurre en la economía, hay vidas concretas. Solo dos ejemplos: 

Acentúase el drama humano provocado por medidas de Bush

 12 de octubre de 2004  Cuando fueron anunciadas las brutales restricciones a los vínculos de los emigrados cubanos en Estados Unidos con sus familiares en Cuba, unos protestaron, otros apoyaron y algunos se mantuvieron escépticos acerca de su aplicación. La actitud de estos últimos estaba basada en la creencia de que tal absurdo no pasaría de su formulación y era solo un gesto para contentar a la cúpula contrarrevolucionaria en época de elecciones.