Añadir nuevo comentario

Los antecedentes de la Ley Torricelli: las Enmiendas Mack y Smith

Rogelio Polanco.-Hemos ido llegando ya al año 1992, y María hacía referencia a algunos de los antecedentes que nos llevan a la tristemente célebre Ley Torricelli. Pero yo quisiera que nos detengamos en los antecedentes de esta ley.

Ana Mayra, ¿podría referirse a estos momentos inmediatamente antes de la adopción de la Ley Torricelli?

Ana Mayra Rodríguez.- Sí, cómo no. El antecedente más importante de la Ley Torricelli es la Enmienda Mack, enmienda que debe su nombre al senador Connie Mack, senador republicano por la Florida, conocido por sus posiciones reaccionarias y anticubanas, aliado estratégico de la Fundación Nacional Cubano Americana, de la cual recibía y ha continuado recibiendo importantes sumas de dinero para su campaña electoral.

¿En qué consistía esta enmienda? La enmienda establecía concretamente la prohibición total a las compañías de terceros países, subsidiarias de casas matrices norteamericanas, de establecer algún tipo de operación económico-comercial con Cuba. Fue introducida por primera vez en 1989, no llegó a convertirse en ley; posteriormente fue introducida, en 1990 en dos proyectos diferentes, evidentemente con el propósito de garantizar que de cualquier forma llegara a convertirse en ley, y posteriormente en 1991.

Esta enmienda hay que decir, primero que todo, que no llegó a convertirse en ley, aun cuando fue aprobada por todas las instancias congresionales, producto de la inserción en proyectos muy complicados, y en el año 1990 llegó hasta la mesa presidencial y fue vetado el proyecto en el cual estaba incluido, por el entonces presidente George Bush, precisamente objetando, entre otras cosas, a esta Enmienda Mack por su carácter extraterritorial y por las afectaciones que le podría traer desde el punto de vista económico-comercial con sus relaciones con terceros países.

Ahora bien, la Enmienda Mack constituye el primer intento de cerrar la pequeñísima brecha que se había abierto a todo el entramado del bloqueo a través del comercio de las subsidiarias norteamericanas en terceros países con Cuba. Como ustedes saben, este comercio -ya se explicó- fue modificado en el año 1975, y el propósito de la enmienda era el estrangulamiento económico de Cuba en momentos en que se estaba produciendo la crisis y el desmantelamiento del campo socialista, con todas las afectaciones que esto trajo para la economía cubana, esencialmente en términos de pérdida de sus mercados. Es decir que desde el primer momento estuvo muy claro cuál fue el propósito de esta enmienda.

La enmienda, de hecho, constituye la expresión concreta de la estrategia que se trazaron estos sectores de la ultraderecha norteamericana en alianza con los sectores de la mafia cubano-americana para tratar de dar lo que ellos pretendieron iba a ser el golpe de gracia a la Revolución Cubana. Hay que recordar que eran momentos en que las expectativas eran muy grandes con respecto a que la Revolución no subsistía y había muchas personas en la Florida preparando sus maletas para regresar para acá.

Hay que plantear también que en el medida en que Cuba había perdido todos estos mercados del campo socialista, pues era previsible que este comercio con subsidiarias de terceros países tuviera un desarrollo más importante de lo que había tenido hasta ese momento.

Pero hay que decir que la Enmienda Mack no fue la única medida en esta dirección, sino que formó parte de todo un andamiaje de acciones que se adoptaron por parte el Congreso y por parte del Ejecutivo con el mismo propósito de asfixiar económicamente a Cuba, de aislarla políticamente e incluso de fomentar la subversión interna.

Como parte de este andamiaje también existe otro antecedente importante de la Ley Torricelli, y es la llamada Enmienda Smith, que debe su nombre, en este caso, a un representante, también de la Florida, Lawrence Smith, muy estrechamente conectado con la Fundación Nacional Cubano Americana, y que contenía la misma prohibición de la Enmienda Mack, pero iba más allá y contenía también otra estipulación que incluía el decomiso e incautación de los barcos que después de tocar puertos cubanos, en un término de 180 días, pudieran entrar a algún puerto norteamericano.

Esa Enmienda Smith, que representó una versión todavía más dura de la Mack en la Cámara, tampoco llegó a convertirse en ley en este momento. Sin embargo, ambas medidas legislativas constituyeron el precedente más importante de lo que sería un año después -1992- la esencia de la Ley Torricelli.

Estos no son los únicos, hay otros proyectos, hay otras medidas que se implementan que después son retomadas e incluidas en el texto de la Enmienda Torricelli, pero realmente estos dos son los más importantes. (Tomado de la Mesa Redonda No. 3)