Añadir nuevo comentario

Carta abierta del grupo de trabajo Cuba Sí, ​​​​​​​sobre la necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de los EE.UU. a Cuba

Carta abierta del grupo de trabajo Cuba Sí

Como casi todos los países hoy en día, Cuba tiene que movilizar grandes esfuerzos para luchar contra la pandemia SARS-Covid-19. Más que nunca necesita medicinas, alimentos, combustibles, dispositivos médicos, acceso a las divisas internacionales y tiene que conservar las exportaciones para poder emplear todo su potencial económico y sus capacidades científicas. En el caso de Cuba, el bloqueo intensificado de los EE.UU. sobre la Isla constituye el máximo agravante, el cual se traduce como una carga inmensa y daños adicionales en medio de la situación actual.

Nosotros, los miembros y activistas de Cuba Sí, grupo de trabajo en el partido DIE LINKE (La Izquierda), nos unimos al llamado de Oskar Lafontaine “¡Levanten las sanciones!¡Las sanciones son un genocidio!” y, por tanto, exhortamos a los presidentes de nuestro partido, Katja Kipping y Bernd Riexinger; así como a los representantes políticos Amira Mohamed Ali y Dietmar Bartsch, presidentes del grupo parlamentario DIE LINKE en el Bundestag, a que tomen iniciativas rápido y de manera decisiva para que el gobierno de la República Federal de Alemania actúe enérgicamente a favor del levantamiento inmediato e incondicional del permanente bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. a Cuba. Además, la RFA debe proceder tanto en el marco nacional como en el de la UE de forma tal que se normalice la cooperación económica con Cuba.

Al mismo tiempo, pedimos enfáticamente a Heinz Bierbaum, presidente del Partido de la Izquierda Europea (EL, por sus siglas en alemán) y miembro del grupo parlamentario de izquierda, que se proyecte en el Parlamento Europeo en pos de levantar todas las restricciones que cercan el comercio y la cooperación entre el Estado cubano y la Unión Europea.

La expansión extraterritorial de las sanciones impuestas por los EE.UU. contra personas jurídicas (entre ellas ONGs), bancos y empresas en Europa que cooperan o comercian con Cuba está catalogada como ilegal por el Reglamento (CE) de la UE No. 2271/96 y es una violación fundamental del Derecho internacional. El título 3 de la Ley Helms Burton, que posibilita la interposición de demandas contra empresas europeas, tiene como objetivo impedir que empresas e inversores operen en Cuba. Los EE.UU. intentan con ello estrangular a la economía cubana y convertir las circunstancias en insoportables para la población.

En noviembre de 2019, las Naciones Unidas aprobaron una resolución titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los EE.UU. a Cuba” debido a que se trata de una violación a los Derechos Humanos internacionales.  187 países votaron a favor de dicha resolución; tan solo 3, en contra (EE.UU., Israel y Brasil) y 2 se abstuvieron (Colombia y Ucrania). Esta resolución mostró, imponentemente, cuán aislado se encuentra EE.UU. con respecto a su política agresiva contra Cuba de más de 60 años; pero continúa faltando un accionar consecuente para proteger el Derecho internacional.

A pesar de todo esto, la administración Trump ignora la voluntad de la abrumadora mayoría de la comunidad internacional, viola el Derecho internacional e intensifica su política de bloqueo contra Cuba en una forma sin precedentes.

No obstante a los propios problemas económicos, Cuba envía desde 1963 a un total de más de 400 000 médicos a 146 países en el marco de cooperaciones internacionales, de acuerdo a datos oficiales. Algunos países receptores pagan por los servicios médicos; mientras que en otros casos La Habana asume todos los costos.

De acuerdo a informaciones emitidas por el ministro cubano de Salud, José Angel Portal, en este momento, médicos cubanos especialmente entrenados para hacerle frente a la pandemia prestan sus servicios en 33 de los 139 países donde se ha confirmado la enfermedad del COVID-19, lo que legitima una declaración del Ministro cubano de Relaciones Internacionales: “Estos son tiempos de solidaridad; tiempos para entender la salud como un derecho humano y para reforzar la cooperación internacional, valores que son inherentes a la práctica humanista de nuestro pueblo”.

No se trata solamente, en esta difícil época, de apoyar al pueblo cubano; sino también de crear condiciones para que el Estado cubano pueda continuar apoyando a otros países en la lucha contra el coronavirus.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, António Guterres, exigió el levantamiento de las sanciones impuestas a varias naciones para garantizar el acceso a víveres, servicios médicos y a la ayuda ante la presencia de la pandemia mundial.

Realizó esta exhortación en una carta dirigida al G-20 y publicada el 25 de marzo de 2020. Subrayó que es “un momento de solidaridad, no de exclusión”. El Servicio Mundial de Iglesias y el Consejo Mundial de la Paz se unieron a la exigencia de numerosas organizaciones confesionales y humanitarias de que se levanten las sanciones impuestas por los Estados Unidos de América que impiden reaccionar ante la pandemia del COVID-19 en la República Islámica de Irán, la República Bolivariana de Venezuela, Cuba y en otros países.

Por ello, exigimos a todas las fuerzas directivas, representantes políticos y miembros de la izquierda que obren a favor del levantamiento inmediato del bloqueo contra Cuba y de las sanciones económicas y políticas también contra otros Estados impuestas principalmente por el Gobierno estadounidense.

¡Ya es hora de actuar!

Berlín, 6 de abril de 2020