Añadir nuevo comentario

Bloqueo a Cuba: Garra yanqui y crimen

Todos los cubanos hemos sufrido el bloqueo impuesto por los Estados Unidos a Cuba, oficialmente, desde febrero de 1962, aunque se hizo más visible a fines de marzo de ese año. No obstante, los hechos concretos ubican al “embargo”, desde antes.

Todos nuestros sueños y anhelos han tenido que ser aplazados por la política imperial norteamericana. La historia de esa real guerra económica se ubica en los albores del triunfo de la Revolución.

Comenzó ya en los primeros días de enero de 1959 cuando Estados Unidos se negó a negociar un préstamo, de los que tanto proporcionó al tirano Batista, a pesar de que sabían que las arcas del tesoro de la nación estaban vacías, porque las arrasaron los opresores y sus cómplices antes de huir del país.

Después vendría la aberración jurídica de la Ley Helm-Burton y seguidamente la serie de medidas que pretendieron asfixiar al pueblo cubano, para que se alzara.

El “período especial” que la Revolución tuvo que aplicar a la vida de los cubanos, en ocasión del derrumbe del Campo Socialista, no podemos desligarlo del bloqueo contra la Isla. ¿Quién no recuerda aquellos “cocinaditos” inventados con lo disponible en nuestras cocinas, que era bien poco? ¿Quién ha olvidado los interminables apagones? Algunos se agobiaban más que otros por tantas estrecheces y los sueños postergados, pero la mayoría no nos dejábamos vencer por tantos infortunios, que aún duelen.

Con el transcurso de los años el bloqueo se ha intensificado de muchas maneras. Repercute en cada familia, afecta la alimentación balanceada de cada niña y niño. Influye en los servicios , en la construcción y reparación de viviendas; en la medicina, en la educación, en el deporte, en la recreación, en la calidad de la vida en suma, porque daña el desarrollo económico y nos obliga a pagar todo más caro, por las distancias en que el Estado se ve obligado a adquirir lo posible.

El “embargo” impuesto a nuestra Isla es rechazado en la Organización de Naciones Unidas por la mayoría de los gobiernos del mundo, sin embargo, el actual presidente norteamericano Donald Trump lo ha redoblado. Es un altísimo precio que tiene que pagar Cuba, por su soberanía.

9 de abril de 2018
Por Andrés García Suárez
(Cubavsbloqueo-Razones de Cuba)