Añadir nuevo comentario

Enseñanza artística cubana: desarrollo vs bloqueo yanqui

CUBA, 30 de octubre de 2017.- Las afectaciones del bloqueo estadounidense a la cultura cubana y el espíritu de los habitantes del país caribeño para imponerse al acoso, mostrar su valía humana y ascendente desarrollo, vienen a reflexión nuevamente, en tiempos en que desde Washington hacia la Isla vuelven a batir fuertes aires de hostilidad.
Tantos años cumple la Revolución cubana y su interés por impulsar la cultura y todos sus ámbitos, en bien del pueblo, como tiempo y dinero ha invertido el imperio en querer frustrarlos, muestra más que evidente del histórico conflicto de la humanidad entre el bien y el mal, y aquí ya sabemos quiénes son los villanos, cambian de nombre pero no de mala y vana fe.
Sobre lo anterior argumentó en entrevista a la ACN Yoelvis Labañino, director provincial de Cultura en Guantánamo, quien con conocimiento de causa se refirió al impacto de esa injusta política en el sistema de enseñanza artística de la nación caribeña, concretamente en las escuelas de danza y música guantanameras, el caso que más cercano le compete como directivo.
Para nadie es desconocido que el bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno estadounidense contra Cuba tiene consecuencias directas sobre los sectores educacional y cultural, y en relación con la instrucción artística este asedio limita la adquisición de insumos y materiales necesarios para la preparación de los futuros profesionales, apuntó Labañino.
La base material de estudio para la formación de artistas figura entre los medios educativos más costosos en el mundo, y a la cotidiana dificultad de obtenerla se suman los obstáculos de la política anticubana, sostenida por sucesivas administraciones de Estados Unidos durante 55 años, la misma edad del sistema de educación artística en la Isla, conquista de la Revolución, manifestó.
En este ámbito –señala el profesional- se evidencian restricciones en la compra de instrumentos musicales y sus accesorios, zapatillas y vestuarios para la danza, libros de lectura musical y cuadernos pautados, medios que se adquieren a altos precios en el mercado internacional, y a Cuba se le triplica su costo al tener que conseguirlos mediante terceros países.
“Indudablemente las trabas yanquis han generado circunstancias adversas, pero mayor ha sido el esfuerzo de nuestro lado. Sin vacilar, el gobierno cubano en todos estos años ha garantizado la asignación de recursos indispensables, y no renuncia a propiciar a los estudiantes de arte, como a los del resto de las disciplinas, una preparación de excelencia”.
Esta respuesta ha sido respaldada por los pedagogos del ramo, altamente capacitados y comprometidos con su labor, quienes han combatido escaseces y multiplicado esfuerzos e inventivas priorizando siempre, junto al rigor artístico e ilustración al más alto nivel, la formación integral, humanista, de hombres y mujeres de bien.
Por ello no es casual que, hasta en las más crudas crisis generadas por el bloqueo, las decenas de escuelas destinadas en el archipiélago a esta instrucción aporten generaciones de profesionales de referencia internacional, entre ellas las academias guantanameras, a casi mil kilómetros de La Habana.
En los 55 años de esta enseñanza en Guantánamo, de muchos de los egresados en los diversos instrumentos de cuerdas, viento y percusión, así como en canto coral y en la danza, han surgido talentos que alientan el auge estético en las comunidades, e integran la nómina de notables agrupaciones locales y nacionales.
Existen hoy en el territorio dos planteles profesionales docentes para ese fin, uno de ellos de alcance regional -con alumnos de varias provincias orientales-; y ambos referentes de esa instrucción, con claustros profesorales reconocidos entre los mejores del país.
Sobre este particular, también en entrevista a la ACN, Tailiusmi Portuondo, quien atiende esa esfera en la Sectorial Provincial de Cultura, afirmó que ningún cerco podrá impedir el desarrollo de Cuba en todas sus esferas, incluida la educación artística, que desde su fundación brinda posibilidades a todo el que posea actitudes, desde edades tempranas y sin costo alguno.
Hacer del arte un instrumento al servicio de la libertad y el mejoramiento humano –coincidieron los directivos culturales-, es el mejor homenaje que podemos hacer, desde nuestro ámbito, al eterno adalid cubano Fidel Castro, quien hace más de medio siglo hizo realidad la democratización de esta enseñanza, una de las muchas obras trascendentales y hermosas de la Revolución.

(Cubavsbloqueo- ACN)