Añadir nuevo comentario

Palabras del Viceministro de Relaciones Exteriores, Abelardo Moreno, en la inauguración del XIV Foro de la Sociedad Civil contra el Bloqueo. La Habana, 23 de octubre de 2017

Buenos días compañeras y compañeros,
Más de un centenar de organizaciones de la sociedad civil cubana están aquí, y están para renovar el compromiso del pueblo de Cuba contra el bloqueo, el pueblo cubano que es el verdadero protagonista de esa resistencia, de esa lucha,  de prácticamente 60 años.
Este foro, instaurado como tribuna de denuncia nacional que se suma a la campaña internacional  por la eliminación del bloqueo es una clara evidencia de que el pueblo de Cuba no va a cesar en su reclamo de que esa injusta, ilegal y genocida política sea levantada incondicionalmente.
Como ya se ha hecho público, a la luz del informe  presentado por Cuba y que será publicado en el próximo período de sesiones de la Asamblea General, las afectaciones del bloqueo, si lo comparamos, contra la depreciación del precio del dólar con respecto al oro, fíjense  aquí tenemos que ver dos cifras, una el dolar se ha depreciado y entonces tenemos que calcular las afectaciones del bloqueo conforme con esa depreciación.  Si lo hacemos así , las afectaciones alcanzan  822 mil 280 millones y si lo hacemos a precios corrientes, o sea, simplemente de manera lineal, un año tras otro, las afectaciones alcanzan los 130 mil 178,6 millones de dólares, y sólo en este período, en el período que ahora se analiza, que es el que media entre abril del año pasado y abril de este año, que comprende el informe de Cuba, las afectaciones y las pérdidas han sido del orden de los 4 mil  305 millones de dólares.
Imagínense ustedes, sólo en un año cuánto podría haber hecho nuestro país con 4 mil millones de dólares, se hubieran resuelto los problemas alimentarios, se hubieran resuelto muchos  problemas de la industria, se hubieran resuelto muchos problemas de infraestructura, y así si sumando unos tras otro, nos damos perfecta cuenta de que la principal causa de los problemas que enfrentamos, la principal causa de nuestros problemas económicos no es otro que el bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba.
El bloqueo es también una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos del pueblo cubano. No hay familia cubana, ni sector, ni organización, aquí hay muchas  organizaciones y sectores representados, no hay ninguno que no haya sufrido de una forma u otra los embates del bloqueo.
Yo creo que hay que establecer una comparación, y esta comparación nos lleva a reconocer que durante los años 2015 y 2016, período en que se restablecieron las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos y se produjo un proceso de diálogo entre determinados sectores, hubo pasos positivos,  pasos positivos pero limitados e insuficientes.
¿Por qué lo decimos? Lo decimos porque a pesar de esas medidas relacionadas con la aplicación del bloqueo, el bloqueo como tal se mantuvo en toda su integralidad, y las medidas que lo conforman fueron aplicadas con todo rigor por el gobierno de los Estados Unidos.
Yo decía que tenemos que  hacer una comparación, porque hoy el escenario es bastante más complejo y la política anunciada por el Presidente Trump revierte las bases del proceso hacia la normalización de las relaciones entre los dos países.
El bloqueo no sólo persiste, sino que además se intensifica y sigue constituyendo, ahora con más razón aún, una violación flagrante de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y de las normas del Derecho Internacional, al tiempo que desconoce el amplio apoyo que su levantamiento  concita por parte de congresistas norteamericanos, incluso republicanos, el sector empresarial, las organizaciones de la sociedad civil, la Academia, la propia prensa de Estados Unidos y la mayoría de la emigración local.
Una vez más el gobierno de los Estados Unidos ha escogido desempolvar los métodos y las armas de la Guerra Fría, en lugar de seguir continuando hacia la normalización de las relaciones bilaterales como es el sentir de la comunidad internacional y de los pueblos de Cuba y los Estados Unidos.
En los últimos días nosotros hemos estado hablando, como ustedes imaginarán con más de 150 países en lo relacionado con la votación de nuestra resolución que tendrá lugar el día 1ro de noviembre, y yo me atrevería a decir que no hay un solo caso, uno solo, en que nuestros interlocutores en capital, muchas veces de muy alto nivel, no hayan lamentado y expresado su preocupación por la forma en que se han deteriorado las relaciones por las medidas anunciadas y adoptadas por el gobierno de los Estados Unidos.
Estas nuevas medidas estadounidenses van contra la voluntad de los pueblos de Cuba y los Estados Unidos, que a través de una relación amplia y respetuosa, respetando las diferencias, podrían beneficiarse en esferas tan trascendentes como la salud, la educación, la ciencia, la cultura, y los deportes. Constituyen un nuevo y desesperado intento por parte del gobierno de los Estados Unidos de destruir la Revolución Cubana y de complacer   mezquinos intereses de una mafia ultraconservadora y minoritaria en el Estado de la Florida.
Estoy convencido de que los resultados que ustedes alcancen en este foro, que sin duda alguna quedarán insertados dentro de la declaración que ustedes aprobarán, constituirán un aporte muy valioso para esta lucha y este objetivo que nos trazamos en este momento, de lograr un apoyo abrumador a la resolución cubana contra el bloqueo, el próximo 1ro de noviembre. (Cubavsbloqueo - Tomado de Cubaminrex)