Añadir nuevo comentario

Cuba en FAO: Bloqueo a Cuba es principal obstáculo al desarrollo nacional, y a la seguridad alimentaria

Intervención de la Representante Permanente Alterna de Cuba ante FAO, Yissel González García, en el debate general del tema 7.1 de la agenda, titulado “Examen del Subcomité Consultivo de Colocación de Excedentes (SCCE)”. 71º período ordinario de sesiones del Comité de Problemas de Productos Básicos.

Gracias Sra. Presidenta:

El documento refleja la evolución del Subcomité de excedente aunque a nuestro modo de ver, este ha perdido en gran medida la ejecución práctica de su mandato.

Por ello, apoyamos las recomendaciones propuestas por el Grupo de trabajo, bajo la dirección general de usted, Presidenta, y la asistencia de la Secretaría del CCP.

De este modo, realizaremos algunas recomendaciones:

Agradeceremos a la FAO que continúe trabajando en estrecho vinculo con la Organización Mundial de Comercio y otros organismos que dictan normas o dan seguimiento a los acuerdos en este ámbito, así como proporcionar información a los Estados Miembros.

Cuba no se opone a que el objetivo principal de las disposiciones sobre la ayuda alimentaria consista en evitar o reducir la posibilidad de que la ayuda alimentaria desplace al comercio o la producción nacional o regional.

En el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) se reforzaron las disciplinas en materia de ayuda alimentaria, las cuales apoyamos.

En la Decisión de Nairobi figuran compromisos generales tales como mantener un nivel adecuado de ayuda alimentaria internacional, tomar en consideración los intereses de los beneficiarios y no impedir involuntariamente la entrega de ayuda alimentaria en situaciones de emergencia.

También se acordaron los  compromisos específicos. Entre ellos que la ayuda alimentaria internacional esté impulsada por las necesidades, revista la forma de donación en su totalidad y no esté vinculada a exportaciones comerciales o a objetivos de desarrollo de mercados ni a la reexportación, con excepciones bien justificadas en lo que respecta a esto último.

La monetización, que fue la cuestión más controvertida en el período previo a la Conferencia Ministerial de Nairobi, se permite en los PMA, los países en desarrollo importadores netos de alimentos y las nueve economías pequeñas y vulnerables cuando responde a una necesidad demostrable o está destinada a subsanar condiciones de déficit de alimentos o producción agrícola insuficiente. Se aplican requisitos y condiciones específicas.

En gran medida, la ayuda alimentaria efectivamente ha dejado de ser una función de la operación de colocación de excedentes y, hoy en día, se ha convertido en parte integral del presupuesto global de ayuda para el desarrollo. La decisión en torno a qué cantidad de ayuda alimentaria se debe entregar radica en las necesidades que existen de dicha asistencia

La creación del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en 1961, diseñado para ampliar los recursos de la ayuda alimentaria, a objeto de proporcionar una base multilateral para la canalización de dicha ayuda. El Programa (PMA) es hoy el mayor organismo multilateral de ayuda alimentaria y sus actividades se encuentran apoyadas por su mandato.

Lamentablemente el hambre convive con el hecho de que alrededor de un tercio de la producción de los alimentos destinados al consumo humano se pierde o desperdicia en todo el mundo, lo que equivale a aproximadamente 1 300 millones de toneladas al año. En general, en el mundo industrializado se desperdician muchos más alimentos per cápita que en los países en desarrollo. El desperdicio per cápita de alimentos por consumidor en Europa y América del Norte es de 95 a 115 kg/año, mientras que en el África subsahariana y en Asia meridional y sudoriental esta cifra representa solo de 6 a 11 kg/año. La FAO debe redoblar sus acciones para evitar este fenómeno.  

Es necesario tener en cuenta que la ayuda alimentaria en el contexto de la Decisión de Marrakech llama a asistir a  los países menos adelantados y países en desarrollo importadores netos de productos alimenticios.

Cuba continua siendo un país altamente importador de estos productos, en gran medida por la persistencia del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto, el cual ha sido, históricamente, el principal obstáculo al desarrollo nacional, y a la seguridad alimentaria .

Cuba continúa el apoyo a la labor de FAO a que siga prestando ayudas destinadas a sectores vulnerables como en casos de emergencia, a través de programas, proyectos y la cooperación multilateral.

Muchas gracias

(Cubavsbloqueo-EmbaCuba Italia)

Síguenos en: #CubaVsBloqueo  #YoVotoVsBloqueo